Agentes de cuatro patas fortalecen el trabajo de la Policía Penitenciaria de Costa Rica

La Unidad Canina cuenta con 38 agentes especializados en detección de sustancias psicotrópicas, explosivos y rastreo de personas.Se cuenta con cuatro unidades regionales: San Rafael de Alajuela, Pérez Zeledón, Puntarenas y Pococí.

Wisky, Rosa, Shanna, Rex, Keysi y Kristel son los seis agentes de la Unidad Canina de la Policía Penitenciaria que operan en el Centro de Atención Institucional (CAI) Antonio Bastida de Paz para la detección y decomiso de estupefacientes en Pérez Zeledón.

Esta unidad canina del Ministerio de Justicia y Paz opera desde enero pasado, y contó con una donación económica de la Embajada de los Estados Unidos superior a los ₡115 millones; y su construcción contó con mano de obra de personas privadas de libertad.

“Esta Unidad es una de las más grandes de las regionales caninas, desde que iniciamos funciones hemos realizado un aproximado de 178 operativos entre visitas generales y conyugales, revisión de personal, privados de libertad y a funcionariado que labora en el centro” mencionó el director de la Unidad Canina de Pérez Zeledón, Víctor Prado.

Esta es una de las cuatro regionales caninas en todo el país; San Rafael de Alajuela, Puntarenas y Pococí son las otras con las que cuenta la institución. Anteriormente la Policía Penitenciaria debía trasladar de San José al punto requerido a los agentes caninos.

El trabajo de la Unidad Canina está orientado a la prevención en el consumo y detección de estupefacientes, además de colaborar en dispositivos especiales de seguridad y tráfico, además de colaborar en otros servicios como procesos judiciales.


La unidad canina del Ministerio de Justicia y Paz opera desde enero pasado, y contó con una donación económica de la Embajada de los Estados Unidos.

Para la Ministra de Justicia y Paz, Marcia González, “hemos realizado un trabajo afirmativo a nivel penitenciario, ya que con las diferentes incautaciones de sustancias psicotrópicas a las personas que ingresan a los centros penales se ha comprobado que se encuentran aliados a bandas organizadas dedicadas al trasiego de drogas en los centros penales del país. De este modo desde Justicia y Paz incidimos con acciones contundentes el operar de los grupos delictivos del país”.

Actualmente se cuenta con un total de 38 agentes de cuatro patas: pastor belga Mallinois, pastor alemán, labrador, Golden Retriever, Schnauzer gigante y sabueso fino colombiano, especializados en detección de sustancias psicotrópicas, explosivos y rastreo de personas.

Además de los canes se cuenta con 44 personas funcionarias: 11 instructores caninos; 26 guías caninos y 07 a la espera de ser capacitados como guías caninos en el curso que se realiza actualmente.

La Ministra González, finalizó mencionando que el trabajo de la institución,  personas funcionarias y canes, han contribuido en la detección de fuertes cantidades de droga y el arresto de una importante cantidad de traficantes que formaban parte del crimen organizado que afecta al país.