Investigan contaminación: Agua de estero australiano se volvió repentinamente rosada

default

La Autoridad de Protección del Medio Ambiente (EPA) está investigando lo que ocurrió en el arroyo Edgars Creek en el sector Coburg North de Melbourne, cuyo curso de agua se volvió de color rosado brillante en los últimos días.

Dos oficiales de la EPA visitaron el arroyo contaminado en Coburg North este sábado, pero aún no han identificado el contaminante, o si es tóxico o no.

La vecina de Melbourne, Tara DeGraft-Hayford, vio la contaminación el sábado por la mañana mientras paseaba a su perro. “Pensé que era una lámina de plástico y cuando me acerqué, noté que venía del desagüe y que el agua era realmente rosa” sostuvo a The Age.

La mujer agregó que “Parecía bastante espeso y brillante, casi como una especie de jabón, pero no. Era extraño”.

El arroyo tiene su nacimiento en el norte de la ciudad en lo que ahora es el desarrollo inmobiliario Arramont State de la calle Craigieburn Road, y recorre unos 20 kilómetros de norte a sur hasta llegar a Merri Creek.

Así era el color natural del agua antes del incidente: